934583706 info@proasasl.com

¿Qué diferencias hay entre reformar o rehabilitar un edificio?

¿Sabes cuales son las principales diferencias entre la reforma de un edificio o su rehabilitación?

Cuando hablamos de estos términos en construcción, es bastante frecuente que se produzcan confusiones al no estar del todo clara la diferencia entre ambos conceptos.

Hoy en nuestro artículo vamos a explicarte en qué consiste cada uno de ellos, para que entiendas cuáles son las principales similitudes y diferencias.

Porque no es lo mismo rehabilitar una fachada que reformar un edificio, te contamos en qué casos debemos tomar la decisión de optar por una opción u otra.

¿Qué diferencia hay entre reformar o rehabilitar un edificio?

Hablar de reforma o rehabilitación va a depender en gran medida de las necesidades particulares de la obra, partiendo siempre de una inspección a fondo del estado inicial en el que se encuentra el edificio.

Cuando hablamos de rehabilitación, nos referiremos sobre todo a la reparación de elementos propiciados por el propio uso y paso del tiempo, como pueden ser el deterioro en instalaciones eléctricas o fontanería, deterioro de las cubiertas o fachadas, modificaciones de elementos estructurales… siempre sobre la misma superficie ya construida previamente.

“El objetivo de realizar una rehabilitación es el de mantener o conservar el buen estado de un edificio”.

Sin embargo, cuando hablamos de reforma, estaríamos haciendo referencia a aspectos más bien relacionados con los acabados y otros elementos puramente estéticos, que casi nunca son funcionales, como por ejemplo: modernizar los acabados, sustituir elementos antiguos por otros más actuales… siempre buscando mejorar los espacios en cuanto a estética o comodidad.

Presuponemos que en este caso en particular, no debe haber daños de tipo estructural.

¿Rehabilitar o reformar? La decisión dependerá de las necesidades (estructurales o estéticas) del edificio. Imagen: Unsplash.

¿En qué casos concretos debemos optar por reformar o rehabilitar?

Como ya te habrás dado cuenta al ver la diferencia entre rehabilitación y reforma, es evidente que tomar una decisión u otra dependerá de las necesidades del edificio, de los años de construcción del mismo y de su estado de conservación.

Cuanto más viejo sea el inmueble, más probable será que necesite una rehabilitación integral que asegure tanto su viabilidad estructural como su adaptación a las nuevas normas de eficiencia energética que deben cumplir todos los inmuebles actuales.

En este caso y como suele ser más común en aquellos edificios con cierta edad, nos vamos a centrar en los aspectos relacionados con la rehabilitación.

3 Razones de importancia para rehabilitar un edificio

¿Por qué es importante mantener los edificios en buen estado?

Sabemos que aquellos edificios de cierta edad (más de 30 años) y especialmente aquellos que se encuentran en zonas o cascos históricos suponen a veces un enorme quebradero de cabeza para sus comunidades vecinales.

El paso del tiempo y las inclemencias meteorológicas son los principales factores que deterioran las fachadas y elementos comunes de los edificios.
Imagen: Unsplash

Mantenerlos en un buen estado de conservación es obligación de los propietarios de cada inmueble, pues son los responsables de su mantenimiento, debiendo realizar inspecciones periódicas que deben encargar a un Arquitecto o Aparejador.

Éste será el que detecte las deficiencias a corregir y determine las soluciones a aplicar en cada caso.

Los puntos más importantes a controlar son:

 

  1. Analisis en profundidad del estado del edificio: daños estructurales, fachadas, posibles problemas de rehabilitación… El paso del tiempo y las inclemencias meteorológicas pueden conllevar problemas más graves con el tiempo.
  2. Tener muy en cuenta la aparición de grietas en vigas o pilares, provenientes de movimientos o deterioro de la estructura del edificio, lo que podría poner en peligro la estabilidad del propio inmueble y la seguridad de las personas que viven en él.

3. Velar por la progresiva mejora de la eficiencia energética: tanto por el propio ahorro en las cuotas de la comunidad, como por la actual normativa que así lo exige. Todos los edificios de más de 30 años deberían ser sometidos a un profundo análisis para adecuar sus instalaciones en pos de mejorar su eficiencia energética.

Fases a seguir para la rehabilitación de un edificio

Todas estas razones deberían ser más que suficientes para determinar la necesidad de rehabilitar un edificio.

Las fases que se deben seguir si se acuerda por la comunidad la necesidad de realizar unas obras de rehabilitación son:

  • Contactar con una empresa especializada en rehabilitación de edificios: una empresa especializada que nos asesore sobre las necesidades reales según el estado del edificio y nos dé un presupuesto integral para la rehabilitación del mismo.
  • Evaluación del estado del edificio: la propia empresa será quien se encargue de realizar un estudio en profundidad sobre las condiciones en las que se encuentra el edificio y determinará mediante un informe técnico, qué es lo que se encuentra en buen estado y qué debe repararse, además de realizar un estudio adicional para saber si el edificio cumple con la normativa de eficiencia energética.
  • Proyecto y ejecución de obra: tras el estudio preliminar, la empresa elaborará una propuesta técnica donde se especificará cuáles serán las soluciones planteadas a cada una de las necesidades y tras obtener los permisos pertinentes, comenzarán las obras de rehabilitación.

 

Como ves, es muy importante tener en cuenta el buen estado de conservación de nuestros edificios e inmuebles, que además, son responsabilidad de cada uno de los propietarios de los mismos.

Si necesitas realizar una obra de rehabilitación o reforma de tu vivienda, edificio o local comercial, no dudes en pedirnos tu presupuesto sin compromiso.