934583706 info@proasasl.com

Las mejores ideas para reformar la oficina y mejorar el ambiente laboral

Las oficinas son lugares cuyo ambiente y decoración son mucho más importantes de lo que parece. En ellas se pasan muchas horas. En ocasiones, la mayoría de las horas que se pasan despierto. Por lo tanto, conviene que sean lugares cómodos y agradables.

Su decoración y cambios, cuando se decide reformar la oficina, deben planificarse y desarrollarse de manera que los resultados sean los más agradables posible. Eso sí, sin olvidarse de que la oficina ha de ser cómoda y funcional.

Para conseguirlo basta con tener en cuenta una serie de consideraciones y pautas. Claro está, además hay que tener también presente la opinión de los empleados, que saben mejor que nadie en qué situaciones y ambientes están y trabajan más a gusto.

Con todo esto, se puede planificar una reforma en una oficina con unos resultados que no solo mejoren el ambiente laboral. También consigan un aumento de la productividad como consecuencia de que los empleados estén más a gusto.

Reformar la oficina: cuándo hacerlo

Reformar una oficina no implica necesariamente que haya desperfectos en sus paredes o en el suelo. No es necesario esperar a que la madera esté completamente gastada o a que las ventanas no cierren bien para reformarla.

Hay muchos otros factores que pueden llevar a una empresa a considerar la reforma de sus oficinas.

Uno de ellos es que el equipo haya crecido y haya necesidad de conseguir algo más de espacio.

O prepararla para un crecimiento en personal antes de que se produzca, si está previsto. Con esto se consigue que los empleados no trabajen apelotonados, y un mejor ambiente laboral.

También puede que la decoración se haya quedado excesivamente anticuada. Esto parece que en principio no es importante, pero puede que empeore el ambiente laboral. Sobre todo, en algunos tipos de oficinas, como las dedicadas al diseño, al marketing o la moda. Por tanto, conviene hacer alguna reforma cada cierto tiempo en ellas para subir el ánimo de los empleados.

Algo tan sencillo como pintar las paredes puede ser un impulso para el ambiente y la productividad.

Consejos para cambios de cara a mejorar el ambiente en la oficina

Uno de los aspectos más importantes en la reforma de una oficina es conseguir que sea lo más luminosa posible. La luz natural es muy importante para que el ánimo en el trabajo sea el mejor posible.

Pero también es básica para poder trabajar. Por tanto, la posibilidad de incluir grandes ventanales en las paredes es muy importante.

Pero también hay que tener en cuenta que cuando no hay luz natural, se debe contar con un buen nivel de iluminación artificial.

Toda reforma se ha de planificar cuidadosamente, por lo que es aconsejable diseñar las futuras estancias planificando al milímetro cada estancia. Si es posible, se debe dejar una estancia para que los empleados puedan descansar un poco, tomarse un café o incluso mantener alguna pequeña reunión informal.

Los espacios de trabajo son quizá los puntos más importantes de cara a la reforma. Cuando se diseñen, se debe tener en cuenta que cada trabajador debe tener un cierto espacio de distancia con respecto a sus compañeros.

De esta manera, se sentirá más cómodos y a gusto. Como consecuencia, serán más productivos.

En muchas oficinas se tiende a dejar espacios diáfanos, aunque no siempre es la mejor solución. Una gran oficina sin paredes, con toda la plantilla en la misma estancia, puede causar incomodidad o desasosiego. Se pueden crear estancias amplias que la dividan un poco. Por ejemplo, por departamentos.

O para departamentos que sean complementarios y trabajen juntos a menudo. Un espacio algo más reducido, pero en el que los empleados puedan contar con un puesto de trabajo amplio, puede dar más calidez al ambiente, y resultar más acogedor.

Por descontado, al reformar una oficina se debe intentar acabar en la medida de lo posible con las barreras arquitectónicas.  Por ejemplo, rehacer las puertas que sean estrechas para que por ellas pueda caber una silla de ruedas.

O reformar los aseos para que sean accesibles. No sólo lo agradecerán los empleados con alguna discapacidad. También sus compañeros.

En definitiva, una reforma en la que se tenga en cuenta las necesidades de los empleados, así como sus gustos, creará espacios agradables y acogedores. Como resultado, los empleados se sentirán más cómodos y su rendimiento será mejor.